Los ilustres abandonos en la Vuelta

¡Hasta luego Vuelta, me piro a Ponferrada! (Fabian ya lo hizo en CSC, como se puede ver aquí claramente)

¡Hasta luego Vuelta, me piro a Ponferrada! (Fabian ya lo hizo en CSC, como se puede ver aquí claramente)

Un cartel plagado de ilustres figuras del pelotón tomaba la salida de la Vuelta en Jerez hace algo más de dos semanas.

Entre ese elenco de grandes ciclistas se podía encontrar no solamente un buen número de favoritos a los mejores puestos de la general, sino también sprinters o clasicómanos de primer orden.

El fácil recorrido de la carrera es una alfombra roja para que todos ellos vengan a preparar el Mundial y de paso claro, pescar algo, como bien han hecho Degenkolb, Bouhanni o Tony Martin. Etapas muy cortas y generalmente con la dureza solo en los últimos km, donde es más fácil desconectar y buscar una grupeta para llegar cómodamente a meta. Además de eso, etapas singulares, como la CRE inicial o la mini CRI final de 9,7 km. La mayor dureza en la montaña se concentra a partir de la segunda mitad de carrera, lo cual facilita el tránsito y la llegada a todos aquellos que se “fumarán” la última semana, pensando en el Mundial.

Así lo han hecho ilustres como Bouhanni, que pescó 2 etapas y se fue en la 13º, como Sagan, que apareció lo justo. Una etapita más, hasta la 14º, aguantó Tony Martin, ganador de la crono larga en Aragón, a pesar de que tenía un puerto con rampas duras. Podría haber ganado la última crono en Santiago seguramente, pero el Mundial pesa más que la Vuelta, que a veces es la excusa perfecta para llegar hasta él. Tiene nivel, es una grande y se lo ponen fácil para venir hasta que se cansen. Buscar una victoria más o menos, no tiene excesivo valor para estas figuras, más aún cuando ya han logrado algún botín.

Si observan la lista de abandonos, comprobarán que además de muy pocos, la mayoría han sido causados por la propia decisión de irse pensando en otros objetivos posteriores, o por caídas o lesiones/enfermedades, como la de Urán. Los abandonos por la fatiga o dureza, en una carrera de 3 semanas, a finales de temporada, y con el añadido del calor en muchas etapas, se pueden contar con las manos.

El último ilustre abandono es el de Cancellara. Otro que está pensando en el Mundial de Ponferrada, que tan cerca queda de Galicia, justo donde ahora la carrera en su recta final.

LA DECEPCIONANTE VUELTA DE FABIAN CANCELLARA

En Ponferrada, el suizo ha renunciado a disputar la CRI, a pesar de que tiene abundantes opciones de medalla e incluso de victoria. El gran favorito es Tony Martin, que ha superado al suizo en todos los últimos enfrentamientos contra el crono. Además de eso, el estado de forma de otros especialistas como Wiggins, por ejemplo, pueden aumentar la lista de rivales por las medallas y la victoria. Así pues, Cancellara, que ya ha ganado 4 veces el Mundial CRI (La última en 2010, eso sí), ha decidido apostarlo todo al de ruta, que le falta, y que tiene un gran valor para un corredor como él, con opciones reales además.

El ilustre camino preparatorio de la Vuelta a España que ha escogido, al igual que muchos otros rivales de Ponferrada, es la aproximación perfecta, por las facilidades del recorrido que conscientemente ofrece la organización, y porque es la carrera de mejor nivel y categoría que se disputa antes del Mundial.

Aquí en España, el suizo ha hecho una Vuelta de clara preparación y siendo sinceros, decepcionante para los aficionados. Su equipo, favorito claro a la CRE inicial y al primer maillot rojo que tal vez hubiera vestido él, quedó 4º en Jerez. A partir de ahí, Cancellara ha intentado meterse en llegadas donde solo optaba a un puesto de honor, como el 3º puesto en el sprint de La Coruña de ayer, previo a su despedida de hoy. No pudo ganar en la crono de Borja, donde fue también 3º tras Tony Martin y Rigoberto Urán. Sin embargo, no siendo esto criticable, la decepción la producen otras cosas.

Podría haber luchado por el triunfo claramente, ya sin Tony Martin en carrera, la última crono en Santiago de solo 10 km, subiendo como ganador de etapa al podio del último día. Solo tenía que aguantar 3 días más en carrera. Por otra parte, su actitud ofensiva en carrera, se resume a una escapada intrascendente en solitario, cuando la fuga principal estaba lejísimos, en la montaña de la etapa de La Farrapona, es decir, una fuga de fogueo, sin ninguna opción real: un test personal de entrenamiento, tal vez.

Las fugas. Es una lástima que un corredor del potencial de Cancellara, no haya estado presente en ninguna otra fuga, cuando ha tenido etapas para intentarlo y buscar un triunfo y una manera de correr diferente, y que sería muy valorable, gane o no. Tampoco ha conseguido meter su típico ataque-arranque de fuerza en los km’s finales, de por ejemplo ayer, donde no iba a superar a Degenkolb al sprint y además tenía a su compañero Stuyven para la llegada (Hizo 4º tras el propio Fabian). Ésa es la falta de combatividad y de presencia en carrera, que junto a su abandono y su ausencia de victorias, suponen una decepcionante carrera de un gran corredor como lo es Fabian Cancellara.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*