Primera mitad de Mini-Vuelta a España.

Por tiempos, cualquiera de los 16 primeros podría ganar esta Vuelta a España.

Por tiempos, cualquiera de los 16 primeros podría ganar esta Vuelta a España.

La primera mitad de la Vuelta a España 2014, llega con el descanso tras la etapa de Valdelinares (Teruel) y a partir de aquí se pueden establecer una serie de conclusiones, unas negativas y otras positivas, de lo que está siendo esta edición cargada de estrellas.

Por unas cosas o por otras, 2014 va a ser una de las Vueltas con mejor participación de la historia de la carrera, quizá la mejor. Un rosario de grandes líderes, entre los cuales están casi todos los mejores en grandes vueltas de 3 semanas, además de un buen puñado de clasicómanos, sprinters, y ciclistas de nivel. La lista es larguísima: Quintana, Valverde, Contador, Froome, Urán, Evans, Rodríguez, Pinot, Aru, Hesjedal entre los los favoritos, secundados por Daniel Martin, Dani Moreno, Samuel Sánchez, Kelderman, Talansky, Van den Broeck, Barguil, Gesink o Chaves. La lista se amplía aún más si incluímos a otros grandes ciclistas no implicados en la clasificación general como Tony Martin, Cancellara, Sagan, Gilbert, Bouhanni, Matthews, Degenkolb, Boonen…

Esta fabulosa lista de corredores, convierte a la Vuelta a España 2014 en el mejor cartel de las 3 grandes esta temporada, superando a Giro e incluso Tour de Francia (con matices), algo prácticamente imposible hoy en día.

Así pues con este reparto de lujo, ayudado por las circunstancias también, como siempre en la Vuelta, la carrera dispone de un arsenal difícilmente imaginable para sus organizadores y seguidores, en tanto que es difícilmente repetible.

Sin embargo el campo de batalla donde debe exhibirse dicho arsenal, tiene las peculiaridades típicas de esta carrera. Unas podrán ser interpretadas como positivas, y otras como negativas.

La cuestión es que ese campo de batalla, que es el recorrido de la carrera diseñado por los organizadores, ha presentado etapas cortas, puertos de montaña también cortos y más bien explosivos, sin una relevante exigencia previa a esos finales en cuesta. La traducción positiva de esto, para muchos puede ser que atrae a un mejor cartel de ciclistas a la carrera, entre los que vienen a disputar, los que vienen a ver que pasa, los que preparan el Mundial y los “rebotados” por circunstancias, o los “castigados”.

La segunda traducción positiva es que transcurrida media carrera, prácticamente la totalidad de los gallos sigue metida en carrera, y con una general apretadísima en segundos. Este es el plan de los organizadores de la carrera, y hay que reconocerlo, guste más o menos, les está saliendo mejor que quieren. Etapas cortas, dureza controlada y premio: General apretada en segundos.

Sin embargo, se puede hacer una lectura bastante diferente de todo esto. Siendo innegable que algunas de estas peculiaridades comentadas anteriormente benefician a la gran ronda española, especialmente en el apartado del arsenal de “gallos” y la clasificación apretada, hay otras que son contrarias a la pasión del aficionado al ciclismo, a la historia del ciclismo especialmente de grandes vueltas, y al espectáculo ciclista entendido como deporte de resistencia, donde el espectáculo dura casi 200 kilómetros, y no solo 5.

Los 16 primeros de la general están en menos de 2 minutos, pasada media carrera. Algunos de ellos, no han sido vistos a pesar de ello, por no decir la mayoría. La ausencia de montañas y dureza ha contribuído a ello. No han existido los ataques. De una nómina de 20-25 ciclistas  capaces de estar en el top-10 de cualquier gran vuelta, no ha existido un solo ataque o movimiento interesante de cara a la general, salvo el típico cambio de ritmo o ataque por la victoria y bonificación en las mismas vallas. Solo Valverde lo intentó equivocadamente camino de Córdoba, para morir en una terrible autovía final.

Valverde, de hecho, ha sido para mí el mejor corredor entre los favoritos por ahora.

Ni Quintana, ni Froome, ni Urán, ni nadie ha intentado nada salvo aguantar hasta las vallas. El propio Nairo lo reconoce: “Simplemente he aguantado delante”. El ataque más duro a la general ha sido el de Winner Anacona en Teruel…

Líder, gracias a la mini CRE inicial de Movistar.

Líder, gracias a la mini CRE inicial de Movistar.

No hay terreno, y no hay dureza en la que los aficionados puedan observar medirse a los mejores ciclistas del momento. Un desperdicio en mi opinión.

Decían que no era Vuelta para Sprinters, y han ganado de 8 etapas en línea, 4. Degenkolb y Bouhanni a pares. No contando la victoria de Matthews en el final en cuesta de Arcos de la Frontera. En la primera semana y sin etapas de alta montaña especialmente duras.

Ahora bien, podemos decir que para la primera mitad está bien así, y que en la segunda mitad de Vuelta venga lo gordo, y no hablo de Betancur.

Pues bien la segunda mitad, obviamente entraña más dureza, más montaña. Pero sin pasarse, buscando que las diferencias no aumenten demasiado de cara al epílogo final de 10 km de Santiago, 9’7 para ser exactos, llanos, un prólogo en toda regla. Hablando del prólogo: Que pinta una CRE de 12km con 17 rotondas y un trazado técnico abriendo la carrera, en la ahogada por las deudas Jerez de la Frontera. Que sentido tiene un trazado lleno de curvas y rotondas, donde es realmente difícil relevar, y de 12km en un crono por equipos. Pues ninguno, salvo restar una etapa de dureza y montar una bonita galería de fotos en Jerez. Si llega a llover y empiezan a irse los corredores al suelo, en una CRE, con el riesgo de que se vayan 3-4 a la vez, se podría haber líado una hermosa cagada de la organización, que con patatas y guarnición deberían haber digerido. O tal vez no, porque Jerez asfaltó las calles por donde pasaba la carrera (pero solo esas), quiero imaginar que lo tuvieron en cuenta al elegir la textura del asfalto.

Como decía, sí; la segunda mitad de carrera incluye más montaña, aunque no es un Tour o un Giro ni mucho menos. Nuevamente etapas cortas alrededor de 150-160km y con puertos finales más duros que los que hemos visto por ahora, precedidos de un pre-puerto, que nunca es un Tourmalet precisamente. Aún así Los Lagos de Covadonga, Farrapona, Aralar, o la Camperona, junto a algún final en cuesta más y la crono ampliarán las diferencias entre favoritos.

Esperemos que haya más movimiento, más atrevimiento, y más espectáculo en lo queda de Vuelta que hasta ahora. No debería ser difícil. De todas formas, a parte de una apretada general y apretados finales de etapa, no soy demasiado optimista respecto a ver otros elementos que hacen grande al ciclismo. El ciclismo que dura 180 km o 3 semanas. Los desfallecimientos, los ataques de lejos, las escabechinas en los primeros tercios de etapa y la verdadera exhibición de la resistencia e inteligencia táctica de los ciclistas.

—————————————————————————————————————————–

Wouter Poels deja Omega Pharma y ficha por Sky. Un buen fichaje sin duda.

Mientras que Omega Pharma pierde a Poels, tras perder a Bakelants (AG2R) antes, dos buenos ciclistas, para fichar a De la Cruz(NetApp-Endura) y Bouet (AG2R).

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*