Samuel Sánchez: El precio de una retirada

Samuel Sanchez Samuel Sanchez BMC retirada

Haciendo el símbolo de la victoria, que en 2015 no ha conseguido. Foto: Mario Rojas.

Haciendo el símbolo de la victoria, que en 2015 no ha conseguido. Foto: Mario Rojas.

Uno de los ciclistas de mayor renombre de la última década, Samuel Sánchez, se debate al filo de la retirada profesional o una posible continuidad de última hora, como la que consiguió la temporada pasada con BMC en Febrero, con la temporada ya comenzada. Tras rechazar la renovación con su equipo, y según afirma, otras propuestas; la cuestión sobre su continuidad y ganas de seguir es clara: El dinero es la clave.

RTPA, la televisión asturiana, ha retransmitido esta temporada varias carreras (También con streaming online), siendo leitmotiv o denominador común, que Samuel Sánchez, asturiano, participaba en todas ellas. Además, goza de la atención de los medios españoles y de un reconocimiento en el mundillo ciclista.

Con este efecto mediático, y con un buen palmarés en el que destaca el Oro olímpico, etapas en Vuelta a España, Tour de Francia y sobretodo en su mayor caladero: País Vasco; no resulta difícil pensar que todavía podría ser interesante para algún patrocinador con intereses comerciales en España. A ser posible que corra la Vuelta a España, la carrera donde mejor se desenvuelve el asturiano. Podrían encajar en esta definición equipos como Caja Rural o Cofidis, donde además puede tener cabida un corredor que pueda por libre buscar un top-10 de alguna vuelta por etapas.

O como me apunta Nicolás Van Looy, de Ciclo21: Europcar, sobretodo si pierde a alguna de sus figuras ahora que ha perdido la licencia World Tour, ya que siendo francés y con Samuel Sánchez podría obtener invitación a la Vuelta. Una invitación que yo pongo en duda, aunque el organizador de la Vuelta sea ASO (francés), viendo el papel que han jugado en la carrera este año. Aunque pensándolo bien, es más fácil que les inviten aquí que al Giro en 2015, sin Rolland.

Pero el problema es que Sánchez ya ha rechazado una oferta de renovación a la baja de BMC, y supuestamente otras propuestas. El caché que pretende, no se lo ofrece el mercado, y la situación es muy clara: Hay una oferta y una demanda, y es lo que hay. Lo aceptas o no.

Según afirma su representante en L’Equipe: “Samuel siempre ha estado dispuesto a hacer sacrificios financieros. Pero él no estaba dispuesto a firmar a cualquier precio”

No sabemos, porque nunca lo ha dicho ni el propio Samuel ni ningún medio en las muchas entrevistas que concede, cual es el caché que pretende o el que le ofrecen. ¿Qué precio le ha puesto Samuel Sánchez a seguir o retirarse? Esa es la cuestión.

¿Qué precio está dispuesto a pagar un patrocinador por un corredor mediático, que ya no garantiza victorias, pero tal vez sí un poco de puestómetro, para su posible última temporada?

Por supuesto, Samuel Sánchez, como cualquiera, es libre de elegir y decidir si acepta una oferta, o prefiere retirarse.

LA TEMPORADA DE SAMUEL SÁNCHEZ

Cumplirá 37 años el próximo mes de Febrero, edad que indica próximo el adiós profesional, así como su lógico declive competitivo. No ha logrado victorias en 2014, y sólo consiguió 1 triunfo en 2013 (Etapa de Dauphine). No obstante, la temporada 2014 del asturiano no ha sido tan mala teniendo en cuenta su edad y posibilidades. Con un calendario con 83 días de competición, que incluyen 2 grandes vueltas (Giro y Vuelta), otras 4 vueltas World Tour (Catalunya, País Vasco, Polonia y Pekín) y 4 clásicas World Tour (Tríptico de Ardenas y Lombardía), Samuel Sánchez ha sido capaz de conseguir un 6º puesto en la general de la Vuelta a España, un 5º en Lombardía o un 3º en la etapa de Arrate de País Vasco.

Son unos resultados dignos, que ha logrado a base de regularidad y liderando el equipo. Sin embargo la temporada ha estado muy lejos de ser brillante: Su trabajo en favor de otros líderes como Evans o Gilbert ha sido escaso y muy puntual, básicamente solo lo vimos en el postrero Tour of Beijing que ganó Gilbert. En el Giro, con Evans vistiendo la maglia, estuvo lejos de la versión que muchos esperaban de él, superado, por ejemplo, por Steve Morabito.  Por el contrario, reguló sus fuerzas  para acabar 24º de la general final italiana.

En las Ardenas tampoco brilló, aunque le vimos lanzar un buen ataque señuelo en la subida al Cauberg en la Amstel Gold Race, que posteriormente ganó su compañero Gilbert.

Su mejor carrera del año ha sido la Vuelta a España, donde a base de regularidad y fondo, y con nula vistosidad en carrera, muy a lo Zubeldia, consiguió un 6º puesto en la general final. Puesto que no aportará nada especial a su palmarés, pero que no deja de ser un buen resultado.

En Lombardía estuvo en el grupo de cabeza que disputó el triunfo final, acompañado como no por Gilbert, el líder de las clásicas de BMC. Su actitud en los kilómetros finales tras la última selección en la subida a Bérgamo Alta no fue ni en favor de Gilbert, ni en suyo propio. Se le vio superado por la situación, desatado y nervioso, intentando movimientos en la bajada que lo evidenciaban. No tiró del grupo en ningún momento, ni lanzó a Gilbert, ni marcó a ninguno de sus rivales. De hecho es quien provoca el parón que aprovecha Daniel Martin para atacar y ganar. Estuvo profundamente egoísta buscando su propio resultado (5º final esprintando con Gerrans o Valverde). Tal vez no hubieran ganado con Gilbert, pero con 2 BMC en cabeza, la estrategia de ambos fue horrorosa.

Finalmente, cerró la temporada ayudando a que Gilbert ganara en Pekín.

No ha sido una mala temporada teniendo en cuenta su edad, pero no ha brillado ni con ataques, ni con ninguna escapada, ni arriesgando de lejos, ni con un trabajo de equipo de primer nivel.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*