Semi-partidos de Champions del S.XXI

Mou, con la posesión del balón. Imagen única.

¿Quién quiere esto?

Ya tenemos la ida de las semifinales de la Liga de Campeones completada.

Los dos enfrentamientos previos a la final de la competición más importante, lo que en una brillante extrapolación, podríamos decir que son los 4 partidos más importantes de la temporada en Europa, por detrás de la gran final. Esto no quiere decir que sean los mejores partidos. Porque los de ida no lo han sido. Ni muchísimo menos.

Tan solo 1 gol, en 2 partidos y 180 minutos de fútbol.

Pero no solo por los goles. Por ocasiones, por emoción, por actitud de los equipos, por estrategias, por paradas, por penaltis, por goles anulados, tiros al palo, unos contra uno,…no hubo nada. Mucho ruido, pocas nueces, y lo dejamos todo para la vuelta.

Además de decisiva, hay que verla por aquello de “Si me he tragado la uno, tendré que ver la dos a ver como acaba”. Lo bueno aquí, es que en la dos tiene que haber un final por fuerza, y aunque sea malo el partido, parece imposible que no haya al menos unos minutos de emoción.

ATLÉTICO DE MADRID – CHELSEA

Comenzando por el primero de ellos, el Atlético-Chelsea, sin duda el peor de los dos encuentros. Un llamamiento a irse al cine, salir a correr,o hacer cualquier otra cosa mejor.

Se esperaba con emoción el choque, con el aliciente de ver al Atlético, jugándose el pase a su segunda gran final, en lo que supondría el clímax de la era Simeone, que superándose a sí mismo, podría ganar la Liga y Champions, después de haber conquistado la Copa, la Supercopa de Europa y la UEFA Europa League. Un equipo al que llegó con la temporada 2012 a medias, tras la destitución de Manzano.

El escenario ni pintado; un Calderón que parecía el Colíseo en Gladiator.

Pero inconscientes de nosotros, pocos pensaron que esta vez el fútbol del Atlético no se enfrentaba al del Barcelona, sino al del Chelsea. Y que eso podría ser como mezclar pan con pan; una experiencia alucinante.

Y así fue, pan….con pan integral. El peor partido que se podía imaginar. Indigno de una semifinales de la mejor competición del mundo, o la más importante al menos.

El Chelsea se negó a jugar a fútbol, y practicó un entrenamiento de basculación y repliegue infame. Desesperó a todos menos a sí mismo. Ver a tu equipo jugar así…es difícil de justificar, y si has venido de Londres a Madrid, más. Bueno, los ingleses vienen por la previa.

Empezó el partido, pasaron 2 minutos y el Atlético se acercó por primera vez a la portería blue. Mourinho miró el reloj. Ya solo quedaban 88 minutos. Ésa era la estrategia.

Durante esos 88, el Atlético fue incapaz de encontrar fisuras por dentro, no acertó probando el tiro de lejos y sobretodo, colgó balones al área, sin suerte. Bueno, al menos lo intentó. De no haberlo hecho, no hubiera habido diferencias entre el partido y el calentamiento previo salvo los conos por medio.

A todo esto Fernando Torres, jugó los 90 minutos en su regreso a casa. Su partido fue horrible. Fue el peor jugador del partido en % de pases. Y es verdad que lo tenía muy difícil, y que eso puede justificar la estadística. Pero cada balón que le llegó, lo hizo mal.

REAL MADRID – BAYERN

No fue tan diferente, de la otra semifinal. Sobretodo la primera parte. El Madrid se metió atrás como el Chelsea y le dió el balón al Bayern, al que le cerró las vías por dentro (Xabi Alonso es clave en este equipo, y Modric importantísimo) y obligo a buscar continuamente el oxígeno por fuera.

Mejor partido este último, tuvo un gol y enfrentaba a los teóricamente 2 equipos favoritos al título.

La diferencia estuvo en que las contras del Madrid no son las del Chelsea, y Benzema no es Torres. Ahí vino el gol, y pudieron sacar petróleo en un par de llegadas más. Máximo castigo a un Bayern que descuidaba su espalda puntualmente, y pudo salirle aún más caro.

En la segunda parte el Madrid mejoró un poco, tuvo algo más el balón y sobretodo en el tramo final aprovechó que el Bayern estaba ya cansado. A los alemanes les pasó como al Atlético, que lo intentaron, pero se quedaron en un ejercicio de empuje mecánico que no hizo sufrir al rival; de mayor entidad que el inglés.

Ojo a la vuelta si Cristiano Ronaldo y Bale, llegan en mejores condiciones. El Madrid jugará con mejor armamento. Y ahí si que se la juegan. Con los de Guardiola obligados a marcar, los blancos con Ronaldo y Bale en forma (además de Di María) serán peligrosísimos. Y un 1 solo gol obliga al Bayern a marcar 3, de manera que el Madrid es ahora claro favorito.

TRÁMITE PARA LA VUELTA

Al final, las cuentas son: 3 horas de fútbol, 1 gol, un partido horrible, otro reguleras, y todos a esperar la vuelta. Hace pensar en si en pos del espéctaculo, puesto que la Champions se supone que debería ser eso precisamente, no sería mejor que las eliminatorias fueran a partido único. A doble partido, la mitad de los equipos solo piensa en el segundo; ¿Qué sentido tiene el primero así?. Vale, horas de TV.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*